Como la mayoría ya sabréis, hoy se celebra el Día Mundial del Alzheimer, esa terrible enfermedad que se ha convertido en azote de nuestra sociedad moderna. Es importante que esta enfermedad se conozca y que se puedan dar los pasos necesarios para luchar contra ella desde la investigación médica.

No es que esta enfermedad sea más o menos terrible que otras, quizás menos conocidas o que afectan a menor número de personas. Cualquier enfermedad es en sí una tragedia para una persona y su familia.

Pero lo más terrible de esta enfermedad neurodegenerativa es que acaba con la personalidad de los afectados. Es terrible ver como esa persona no tiene nada que ver con la que era antes de que la enfermedad se desarrollase. El Alzheimer es un asesino despiadado, ya que acaba con lo que la persona afectada era hasta ese momento.

Cuando diagnosticaron esta enfermedad a mi padre en 2010, no sabíamos lo que nos esperaba. Sabes que va a sufrir una paulatina pérdida de memoria, un progresivo deterioro físico, algún episodio de alucinaciones y terrores nocturnos, disfunciones en el habla, etc. Pero nunca llegas a estar preparado para ver como desaparece para siempre la persona que has conocido durante toda la vida, por mucho que lo veas tranquilamente sentado en el sofá.

Mi padre junto a Bahamontes (1958)

Mi padre siempre ha sido una persona sana y muy activa. Fue ciclista en su juventud y un gran aficionado a este deporte. Le encantaba ir al monte a pasear y con la cuadrilla a tomar unos potes por los bares del barrio. Lleva desde los 15 años en Eibar, cuando empezó a trabajar en la antigua planta que Orbea tenía junto a la Estación, y siempre ha sido una persona comprometida socialmente y un eibarrés orgulloso de su ciudad.

Pero, desgraciadamente,  esa persona ya ha desaparecido. A mi padre ya no le interesan ni los deportes, ni los amigos, ni la política. Rezuma una indiferencia ante todo que asusta. Y sabes que ya no hay marcha atrás. Esto es, a mi juicio, lo más terrible del Alzheimer: el ver a un ser querido cambiar de tal forma que ya no eres capaz de reconocerle.

Y esto no ha hecho más que empezar. Afortunadamente, no estamos solos: a la ayuda de amigos y familia hay que sumar el asesoramiento y la comprensión de los profesionales que tienen que trabajar a diario con gente como mi padre. Por eso me gustaría agradecer desde aquí la colaboración tanto de AFAGI, la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Gipuzkoa, como la de los trabajadores del Centro de día del Centro gerontológico Egogain de Eibar por la ayuda que prestan a mi familia en esta dura prueba que nos ha tocado vivir.

Esta mañana se ha desarrollado en Miñano una Jornada sobre las nuevas tendencias en televisión y su interacción con la web social. Organizada por Tecnalia, la Jornada ha sido el marco elegido para la presentación de VTV, nuevo canal local de televisión vitoriano que hace una decidida apuesta por contenidos aportados por los espectadores desde los nuevos canales tecnológicos que nos ofrece la web 2.0 y las redes sociales.

Tras las interesantes charlas impartidas por Pedro Moreno, de Sincenet y de Javier Ábrego, que nos ha comentado su experiencia en Veo7 a través del programa Twision, Pablo Iturriaga nos ha contado cómo se ha ido gestando el proyecto VTV, su apuesta por alejarse de los contenidos tradicionales en la televisión local y su pretensión de convertirse más en un laboratorio de comunicación que en una cadena generalista al uso.

En el turno de preguntas se habló de la implicación real de los espectadores a través de herramientas innovadoras como Twitter y Facebook, del problema que suponen los trolls en espacios participativos, de contenidos clásicos e innovadores, de Google TV, etc.

Al finalizar la jornada, hemos disfrutado de la oportunidad de probar una de las apuestas de la TV del futuro: la televisión 3D, una experiencia impresionante con esta tecnología llamada a revolucionar la experiencia televisiva.

 

El próximo martes 9 de Noviembre, más de 50 tuiteros nos reuniremos en el primer EatsAndTwitts que se celebra en la capital alavesa. Este evento, que se organiza a nivel nacional, tiene como fin el disfrutar de una buena comida entre profesionales de diversas ramas, la mayoría relacionadas con Internet y las nuevas tecnologías. Es una oportunidad única para hacer networking y desvirtualizar a las personas con las que conversas en Twitter, ampliando relaciones más allá de la pantalla.

El EatsAndTwitts de Vitoria se celebrará en el prestigioso restaurante El Portalón, que nos ofrecerá un menú exquisito y una comida teatralizada, que nos trasladará a la Vitoria de principios del siglo XIX, cuando las tropas napoleónicas plantaron batalla en nuestra ciudad al decidido empuje de los ejércitos comandados por el Duque de Wellington. El Portalón es posiblemente el establecimiento hostelero con más historia de la capital alavesa, ya que en este edificio del siglo XV funcionaba la Casa de Postas que acogía a los viajeros que acudían a Vitoria o que simplemente iban de paso hacia otros destinos. Es un edificio emblemático, acorde con su entorno medieval, un paisaje urbano que nos retrotrae a épocas ya pasadas.

Y en este escenario del siglo XV disfrutaremos de un encuentro del siglo XXI. Además de a los patrocinadores habituales del evento, Caja Navarra y Reyno Gourmet, hay que agradecer también la colaboración de @movistar_es, que sorteará un Ipad entre los asistentes a los EatsAndTwitts de Vitoria, Valencia, Sevilla y Málaga. Como patrocinadores locales contamos con Ideateca, marketing.es y nonbait.com y la colaboración de elcorreo.com, a los que agradecemos el interés por facilitar la celebración de este evento en nuestra ciudad. También hay que agradecer la iniciativa de patxitaxi.com, que ha ofrecido un descuento en el transporte a los que acudan desde fuera de la ciudad.

Todos los organizadores, tanto los locales como los nacionales, esperamos que el evento sea de vuestro agrado y que sea el primero de muchos. ¡Nos vemos el martes!

Patrocinan:

Colaboran:

Evento organizado por Social Media Events S.L.

@AntonioDomingo@ralbiol@sorprendida@fmlopez48

Colaboradores locales:

@aitorssm, @iruri, @RaquelCortazar y @faidit

http://umap.eu/

Hoy en día, Twitter es la herramienta de microblogging más popular de las que podemos encontrar en Internet. Su crecimiento exponencial en todo el mundo hace que el flujo de información que nos puede aportar sea cada vez más rico y complejo, multidisciplinar y multilingüistico. Esto hace que las propias herramientas que nos ofrece Twitter para segmentar todo este flujo de información, principalmente las listas, se queden a menudo cortas a la hora de filtrar aquellos contenidos que nos pueden llegar a interesar.
Uno de las variables que más difícil nos resulta filtrar es el idioma en el que están escritos los tuits. A pesar de que la herramienta Twitter Search permite segmentar las búsquedas por idiomas, las opciones son muy limitadas y los resultados no suelen ser muy exactos. Esta herramienta solamente permite búsquedas en 19 idiomas de los más de 6500 que se hablan en el mundo. Es cierto que la gran mayoría de los tuits, como es lógico, se redactan en los idiomas mayoritarios: aproximadamente un 50% son en inglés, al que siguen el japonés, el portugués, el malayo y el castellano. El resto de idiomas del mundo se reparten porcentajes siempre inferiores al 2%.
¿Y qué sucede con el euskara? ¿Cuánto se tuitea en este idioma? ¿Quiénes lo hacen? ¿De qué hablan? Gracias a la empresa eibartarra Codesyntax, ahora podemos saber algo más de la presencia del euskara en Twitter. Codesyntax se ha lanzado a desarrollar el proyecto Umap, una serie de agregadores de tuits e identificadores de Trending topics en diversas lenguas. El primer agregador en ver la luz ha sido, como no, el que recoge los tuits escritos en euskera: Umap.eu, pero también se ha presentado ya Umap.cat, el agregador de tuits en catalán. Son aplicaciones que aún se están perfeccionando, pero que ya nos han demostrado su funcionalidad.
Además, la versión en catalana incorpora una interesante novedad: un noticiario automático que se genera a través de los links tuiteados en catalán, que junto al stream general y la detección de trending topics nos da una visión resumida pero muy indicativa de lo que se dice en la tuitosfera en lengua catalana. La utilidad de estas aplicaciones le augura un futuro exitoso y espero que se extiendan a más idiomas. De esta manera, todos podremos aprovechar la gran riqueza del contenido de Twitter, reflejo de la multiculturalidad de nuestro mundo.

Una de las cosas que me encantan de Twitter es su versatilidad, la posibilidad que nos ofrece de usarlo como queramos en función de nuestros intereses y necesidades. Esta herramienta permite a cada usuario definir su propia política sobre que compartir, de que hablar o a que usuarios y listas seguir. En definitiva, moldeamos Twitter a nuestra propia personalidad y esa es una de las razones de su éxito en todo el mundo.
Somos muchos los que entendemos Twitter como una conversación, una charla que se enriquece cada vez que compartimos un link, una imagen o un video o retuiteamos algo que nos ha interesado para que nuestros followers puedan también disfrutarlo. También es una conversación el uso de hashtags para seguir determinados eventos. Pero hay quien no percibe Twitter de esa manera y eso se refleja en su estrategia a la hora de seguir a otros usuarios.
Por la twittosfera pululan demasiados “gurús de andar por casa” que se creen esas absurdas teorías matemáticas basadas en el ratio following/followers y que presuntamente miden la influencia que tiene un usuario en Twitter. Son los que intentan que sus followers dupliquen siempre el número de personas a las que siguen y se consideran superexpertos en algún tema sobre el que han escrito unos cuantos post y han impartido cuatro conferencias. Estos usuarios tienden a seguir a personas de similar condición a la suya y desprecian abiertamente la práctica del followback.
Este tipo de prácticas se entienden a nivel de usuarios particulares, pero lo que ya es más difícil de entender es que se reproduzca la misma actitud en cuentas profesionales, empresariales y de promoción de marca. Estas cuentas, gestionadas en teoría por profesionales, desprecian abiertamente la posibilidad que nos ofrece el followback para generar adhesión y confianza de usuarios particulares. No seguir a alguien que ha comenzado a seguirte es decirle abiertamente: “no me interesa nada de lo que me vayas a contar, solo quiero que escuches lo que tengo que decirte yo, ya que eso si que tiene valor”. Como mucho, se dignan a responderte a un reply y no siempre.
Todos conocemos marcas que hacen esto. Hay ejemplos sangrantes, como la cuenta de @eitbcom, que en su bio proclama: “Twitter oficial de eitb.com. Te leemos y conversamos contigo. No followeamos”. Esta cuenta, a día de hoy, sigue solamente a 3 personas y la siguen 254. Lo mismo sucede con cuentas de equipos de fútbol (@realmadrid, @FCBarcelona_es) o con empresas de todo tipo como @IBERDROLAnews, @Sony o @nikestore, por poner solamente algunos ejemplos. Otro tanto sucede en cuentas de personajes famosos de todo tipo: @Buenafuente, @JuanLuisGuerra, @AlejandroSanz, @DiegoForlan7, @Cristiano, etc.
¿A qué tienen miedo?¿A que les envíen muchos DMs? ¿A que colapsen su timeline? Creo que este tipo de política les lleva a desaprovechar una oportunidad de conectar con clientes o fans. Seguir a alguien le da autoestima y hace que se sienta más identificado con nosotros o nuestra marca. Desde que existen las listas, seguir a muchos usuarios no entorpece la usabilidad de Twitter y mucho menos si usamos clientes como Hootsuite, Tweetdeck o Seesmic. Pulsar “follow” es gratis, no nos compromete a nada y, en caso de que el usuario acabe siendo un spammer o simplemente un pesado, solamente tenemos que dejar de seguirle o, ya en el peor de los casos, bloquearle. Creo que hay más que ganar de lo que podamos llegar a perder.

Hoy ha nacido Eskup, una nueva red social creada por el diario El País, red que pretende ser una zona de intercambio de información, donde los usuarios puedan interactuar horizontalmente con los profesionales de la información de ese medio. La herramienta es muy similar a Twitter, pero en Eskup disponemos de 280 caracteres para compartir nuestras ideas, noticias, enlaces e imágenes. Una novedad interesante es que además de seguir a otros usuarios, podemos seguir las actualizaciones de temas concretos, segmentando así más aún nuestros intereses.
La primera impresión al entrar en la home de Eskup es que la publicidad es demasiado intrusiva, impropia del modelo de red social al que estamos acostumbrados, aunque es similar a la que encontramos es la propia web de El País. A los usuarios de redes sociales no les gusta demasiado la presencia de banners publicitarios, ya que está acostumbrado a la publicidad discreta que Facebook, Tuenti y Twitter, que ha demostrado funcionar mucho mejor en estos entornos.
Una nota positiva es la licencia Creative Commons BY-NC-ND con la que se comparten los contenidos desde Eskup, licencia que no se aplica a las aportaciones de los usuarios, que son titulares de los derechos de sus aportaciones, ni a las contenidos de las agencias de noticias. Eskup también ofrece acceso a su API para desarrolladores (con una limitación de 10 mensajes cada minuto), una versión móvil bastante atractiva y widgets personalizables para embeber en nuestros blogs.
En general, esta nueva red social me parece bastante bien trabajada, con el respaldo de uno de los diarios más importantes de Europa y, sin duda, aglutinará en su entorno a miles de usuarios deseosos de conversar, participar y compartir. El problema es que el planteamiento de redes sociales propias ya ha fracasado estrepitosamente en otros casos. Es paradigmático el caso de la empresa Coca-Cola, que ha tenido que cambiar su estrategia de Social Media después de gastar millones de dólares en potenciar sus propias redes sociales y centrar su presencia en redes consolidadas como Facebook o Twitter.
Esa es la clave, las marcas deben acudir a los foros donde se encuentran sus clientes. Los millones de usuarios de las redes sociales consolidadas no van a acudir masivamente a nuevos espacios y más si reproducen lo que ya tienen en esos entornos. Más allá del impulso que supone cualquier novedad, Eskup no va a conseguir que los usuarios de redes sociales cambiemos nuestros hábitos para ir a nuevos espacios que nos ofrecen más de lo mismo. Hay que valorar Eskup como un intento más de la prensa tradicional para buscar su espacio en un entorno que aún demasiados periodistas perciben como hostil, pero creo que esta estrategia no es la más efectiva para consolidar la presencia de los medios tradicionales en el entrono de los Social Media.

Cada día que pasa oímos hablar más a menudo de lo que se ha dado en llamar Internet de los objetos. Millones de sensores implantados en millones de objetos intercambiaran y subirán a la nube miles de millones de datos. Nos prometen una nueva revolución, algo que difícilmente podemos siquiera imaginar hoy en día. Todo ese flujo de datos se va a acabar convirtiendo en el sistema nervioso central de la nuestra civilización.
Las posibilidades que abre esta tecnología son prácticamente ilimitadas. Solamente los sentimientos humanos son imposibles de monitorizar, pero de ahí hacia abajo, prácticamente todo es medible. Geolocalización, temperatura, movimiento, peso, altitud, velocidad y todos aquellos parámetros que se nos ocurran van a generar datos útiles que tendremos que aprender a utilizar correctamente.
En poco tiempo y desde nuestro dispositivo móvil vamos a poder interactuar con prácticamente todo nuestro entorno, tanto humano como inanimado. La interrelación de todos los datos que nosotros mismos aportamos al estar presentes en las redes sociales, al registrarnos en una tienda online o al encargar una pizza por Internet con los datos recogidos por millones de sensores por todo el mundo abren unas posibilidades enormes para las industrias tecnológicas y para los desarrolladores de sotfware.
Los ejemplos de lo que nos espera superan ya los sueños más locos de nuestros padres. Plantas que nos piden que las reguemos a través de Twitter. Coches que se comunicarán entre ellos y evitarán colisionar entre si. Tiendas que sabrán mejor que nosotros lo que queremos comprar. Cerraduras que abrirán puertas cuando nos acerquemos basándose en nuestros datos biométricos. Medicamentos que sabrán cuando los tomamos por última vez. Todas estas aplicaciones de la comunicación de sensores en red van a revolucionar también lo que hoy conocemos por segmentación en el marketing tradicional. Cada individuo sera un target único e irrepetible y las marcas van a poder dirigir su mensaje personalizado al 100% a cada uno de nosotros.
El reverso de la moneda es la pérdida de cada vez mayor de nuestro espacio privado. ¿Hasta donde podremos controlar nuestra propia privacidad? La magnitud de lo que se avecina nos hace pensar en Orwell o a mundos controlados por máquinas como Omnius o Skynet. Esa es la otra parte del reto: utilizar la información en beneficio de la ciudadanía sin perder en el proceso nuestra propia identidad, nuestro derecho a ser humanos volubles e impredecibles, a tener nuestras propias ideas y espacios donde difundirlas. Corremos el riesgo de convertir la tecnología en ideología, algo de lo ya nos advirtió Jürgen Habermas hace décadas. Por no hablar de la brecha digital entre distintas sociedades y estratos sociales, que sin duda se agudizará a medida de que se vaya implantando esta red neuronal de la sociedad integrada.

Foto: Things of the Internet of Things by centralasian (Flickr)

Como aperitivo del evento Urbansare, el pasado jueves se celebró una mesa redonda que abordó como tema conductor el tema de la visión de género en las TICs, una cuestión, entre otras, que ha conseguido que un grupo de mujeres se agrupen bajo la etiqueta #emakumeak. Detrás de esta etiqueta se aglutina lo más selecto de las mujeres 2.0 vascas: blogueras, políticas, funcionarias, empresarias y representantes de asociaciones, pero ante todo, mujeres.
El taller trató temas como la visibilidad de la mujer en las redes, la brecha digital de género, necesidades de formación para lograr la inclusión digital de las mujeres o la posibilidades de uso de redes sociales como foro de denuncia de discriminación o de violencia de género. Lo más interesante es que de este taller ya ha surgido un wiki, que permitirá que el debate continúe desde la propia red.
Entre las cuestiones más discutidas, destacaré el debate acerca del diferente uso que hombres y mujeres hacemos de Internet y de las redes sociales. También suscitó cierta controversia el tema de la brecha digital de género, de si existe realmente en nuestra actual sociedad o es más bien una brecha generacional.
El debate lo tuvimos que finalizar en un bar, charlando con un café en la mano, debido a que habíamos consumido el tiempo del que disponíamos para usar la sala del Bibat. Pero esto demuestra que nos supo a poco, que hay mucho que hablar y muchos retos que afrontar aún, que necesitamos el punto de vista femenino para que no se repitan los viejos patrones de esa sociedad que, poco a poco, vamos consiguiendo cambiar.

Para los que aún no conozcan la iniciativa Open Street Map, basta con decirles que sería el equivalente cartográfico de la Wikipedia. Miles de personas (más de 200.000 actualmente) de todo el mundo invierten parte de su tiempo y sus conocimientos en colaborar a crear un mapa a nivel mundial, un mapa libre y colaborativo, que está sujeto a licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.0 y que por tanto puede ser utilizado sin las restricciones que nos imponen las aplicaciones cartográficas de Google, Yahoo o Microsoft. El trabajo colaborativo significa además que OSM es un mapa vivo, que se adapta a los continuos cambios que se producen sobre el terreno y lo hace de una forma casi inmediata, gracias a los miles de usuarios que se apresuran a dejar constancia de esos cambios.
Aún queda mucho por hacer, pero el mapa que tan vacío parecía hace unos años se va completando poco a poco. Y en Alava también estamos por la labor: ayer se celebró un nuevo taller de JOSM, editor Java para OSM, organizado por la Oficina Municipal de Información Joven del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, con la siempre inestimable colaboración de Tagzania, empresa eibarresa pionera en Euskadi en el uso de la cartografía libre. Con la labor evangelizadora de gente como Dani Reguera, Gari  Araolaza o Mikel Lizarralde (entre otros, impulsores de Euskalmapa, un mapamundi en euskera), estamos poco a poco consiguiendo que nuestro Territorio Histórico se  vaya reflejando en OSM.
Aún queda bastante camino por recorrer. Una lucha paralela es la apertura de los datos geográficos y ortofotos propiedad de la Diputación Foral alavesa para que esos datos (obtenidos con financiación pública y, por tanto, de todos los ciudadanos) puedan utilizarse para contribuir a esta iniciativa que, indudablemente, nos favorece a todos. El ejemplo lo ha dado la Diputación guipuzcoana, lo que ha permitido que el mapa de Guipúzcoa sea el más completo de los Territorios Históricos de la CAV. También el Gobierno Vasco ha contribuido recientemente a esta labor, modificando la licencia de uso de los datos geográficos de sus bases de datos.
Si te animas a participar y no sabes por donde empezar, puedes unirte a nuestro grupo de OSM en Alava, donde vas a encontrar información y orientación para que puedas contribuir a esta labor de voluntariado que te ofrece la gratificación de ver tu esfuerzo reflejado en una iniciativa tan importante. Todas las aportaciones, aunque sean modestas, son bienvenidas. Las posibilidades de futuro de OSM son tremendas y queremos que Alava esté correctamente “fotografiada” en este gran proyecto global.

Mañana se celebra en la Facultad ESIDE el encuentro Ciudades, ciudadanía e internet: software y colaboración, organizado por la Asociación Colabora en red, donde hablaremos de los nuevos modos de encauzar la participación ciudadana. Debatiremos también sobre las ventajas e inconvenientes del uso de las nuevas tecnologías en la innovación social, sobre los agentes sociales y los nexos comunicativos que los unen, articulando de esta manera lo que llamamos sociedad.

A los de Colabora Vitoria nos toca presentar nuestras experiencias de éxito, siempre entre comillas, ya que la mayoría de las iniciativas están en plena fase de desarrollo. Pero es indudable que iniciativas nacidas de Colabora en nuestras ciudades, como Merkazoka, Unamuno Sansomendi o las ideas para revitalizar el Casco Viejo gasteiztarra,  han despertado un gran interés entre ciertos sectores tanto de la ciudadanía como institucionales.

Te invitamos a que asistas a este evento, ya que queremos que todas las voces estén presentes en el mismo. Todos podemos aportar ideas al debate, lo que, sin duda, contribuirá a una mejor comprensión de los problemas y nos acerca a la mejor solución de los mismos.

DÍA / EGUNA
20 de febrero, sábado
otsailaren 20a, larunbata

HORA / ORDUA
11:30-13.30

LUGAR / TOKIA
Sala de vídeo conferencias de Eside de la Universidad de Deusto
Deustuko Unibertsitatearen ESIDEren bideo-konferentzia gela

Hashtag #colabora

PROGRAMA

Archivos

Categorías

En Twitter…

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.