Las redes sociales han llegado para quedarse y cada vez están más presentes en nuestras vidas. También las empresas comienzan a ser conscientes de este fenómeno y se apresuran a encontrar su nicho en la conversación global. Una empresa no puede desdeñar alegremente la ocasión que ofrecen estas nuevas herramientas de la web social. Sería una locura que la imagen digital de una organización se deje en manos de los buscadores y sus complejos algoritmos. Somos nosotros mismos los que tenemos que construir nuestra reputación online y hoy en día contamos con las herramientas y los profesionales necesarios para conseguirlo.
Pero esa proyección de nuestra imagen hacia el exterior debería ser complementada con una eficaz política interna en relación a redes sociales. De vez en cuando leemos noticias acerca de empleados despedidos de sus empresas por sus actividades en redes sociales: por verter opiniones negativas o por compartir imágenes que afectan a la reputación de la organización en Facebook o Twitter. El problema es evidente: nuestra reputación queda dañada doblemente, primero por las críticas recibidas y después por despedir a un trabajador. Esto se podría haber evitado con una política clara sobre TI desde la organización.
Porque es evidente que nuestros empleados, o una parte de ellos, son o van a ser usuarios de redes sociales en los próximos años. Esto supone a la vez un peligro y una oportunidad. El peligro es que transmitan una imagen de nuestra empresa que no encaja con nuestra estrategia. La oportunidad es que nuestros empleados nos ayuden a consolidar nuestra marca. Por eso, algunas empresas ya están definiendo un código de conducta en relación a blogs y redes sociales.
¿Qué ventajas aporta a mi empresa implantar herramientas de la web social a nivel interno?

  1. Crear comunidad entre los miembros de la empresa, bien sea a través de un blog o de una red social propiamente dicha. Simplemente con facilitar una dirección de e-mail a cada uno de nuestros empleados, abrimos una vía de comunicación y de feedback que nos permite maximizar el potencial de nuestro capital humano.
  2. Sistematizar el uso de herramientas colaborativas en nuestra organización, herramientas que nos permiten ahorrar en desplazamientos y en tiempo invertido en reuniones presenciales. Además, muchas de estas herramientas permiten su integración con sistemas ERP previamente implementados.
  3. Integrar nuestra política en TI en nuestros sistemas de gestión (Calidad, Medio Ambiente, Prevención de Riesgos o Innovación). Nuestro blog y/o red social se convierte en una nueva herramienta a explotar en relación a la formación, información, consulta y participación de los trabajadores.

Indudablemente, cada empresa es diferente y sus necesidades no son las mismas, por lo que es muy importante identificar la estrategia correcta, elegir la plataforma adecuada y que se adapte a la estructura social de nuestra compañía.

Anuncios