Agirregabiria (via Flickr)

Ayer fue un día intenso, fue un día de presentaciones. Por una parte, se presentó por fin la web Irekia del Gobierno Vasco, la apuesta del actual ejecutivo para propiciar la participación ciudadana a través de Internet. La web la presentó Patxi López, arropado por varios consejeros y ante una nutrida representación de blogueros, o como el propio lehendakari nos calificó, “agentes activos” en la web social, presentó la nueva web en una ceremonia más propia de otros ámbitos más banales. Pero bueno, el marketing es también parte de la política en el siglo XXI.
Esto me lleva a la otra presentación. Por la mañana se presentaba en Gasteiz la campaña “Vitoria en el corazón”, la incursión del grupo popular gasteiztarra en las redes sociales. Javier Maroto nos contaba en que consiste este proyecto, además de ser el primer peldaño para conseguir ser alcalde en 2011. Esta campaña también incide en la participación ciudadana, en este caso a través del blog “Vitoria en el corazón” o mediante sus cuentas de Twitter, Youtube y Facebook, aunque también contempla las fórmulas tradicionales, como el teléfono o el correo.
Aún es pronto para valorar estos nuevos proyectos de participación, pero creo que es importante que tanto las instituciones como los partidos políticos estén presentes en la web social. Lo que me lleva a dos consideraciones importantes:

  • Somos los ciudadanos los que aportamos el valor añadido a estas iniciativas. No podemos desaprovechar la ocasión de participar y de expresar nuestras opiniones o plantear nuestras quejas. No basta con quejarnos y exigir responsabilidades cuando algo nos afecta de cerca o no nos gusta. El ser ciudadano requiere que nos impliquemos también a la hora de plantear soluciones a los problemas cotidianos. Es el momento de demostrarlo.
  • ¿Cómo van a gestionar los políticos nuestras aportaciones? Esta es la otra clave para el éxito en entornos participativos. Está claro que no todas nuestros comentarios o ideas van a traducirse en actuaciones concretas, pero tampoco nos vamos a conformar con meras contestaciones llenas de buenas palabras y que no conducen a nada concreto. Si las aportaciones ciudadanas no son adecuadamente gestionadas, la gente acabará cansándose y dejará de usar este tipo de herramientas.

Habrá que esperar para ver el recorrido que tienen estas iniciativas, pero sin duda suponen un paso adelante en el camino por lograr un gobierno abierto a todos, una meta aún muy lejana.

PPVitoria (via Flickr)

Anuncios