Otto y yo

Ayer me dejó para siempre el que ha sido, sin duda, mi mejor amigo durante los últimos 11 años. Lo encontré abandonado, con tan solo unos meses de vida y ya moribundo. Conseguimos que saliese adelante a base de mucho esfuerzo y se convirtió en un perro grande y hermoso, lleno de vitalidad. Le encantaba salir a pasear por el monte y sobre todo por la playa. Disfrutaba nadando hacia los palos que le arrojábamos desde la orilla. Parecía incansable,con un corazón de hierro.

Desde que era un cachorro, se acostumbró a ser mi sombra. Siempre estaba junto a mí, en los buenos y en los malos momentos. Cuando me divorcié, pasó a ser mi única familia, el ancla que te aferra a la cordura en una de esas pruebas que la vida se complace en plantearte continuamente. Siempre fuimos tal para cual, siempre disfrutamos juntos de las vacaciones y los fines de semana, de las excursiones, las barbacoas con los amigos y las comidas familiares. Siempre fue cariñoso con los niños y las personas mayores. El único defecto de su carácter era querer ser siempre el “machito dominante”, lo que le llevó a enfrascarse en unas cuantas peleas caninas con otros machos de su tamaño.

En la última parte de su vida, ya en Vitoria, le tocó compartir techo con Beltza, el perro de mi pareja. Juntos formaban un curioso dúo, uno rubio y otro negro, uno grande y otro pequeño. Pero desde el primer día formaron piña, supieron crear un vínculo de manada que los humanos no podemos comprender. Fueron días felices, solamente empañados por la cantidad industrial de pelos que recogía nuestra aspiradora.

Ayer descubrimos que el corazón de Otto no era de hierro y que estaba enfermo. Dos infartos consecutivos se lo llevaron, dejando mi alma vacía. Pero no quiero estar triste. Prefiero pensar que su vida fue intensa y plena y que la disfrutó como pocos perros pueden hacerlo. La muerte es parte de la vida, la ruleta gira una vez más y lo que pierdes, lo pierdes definitivamente, mientras que lo que ganas es absurdamente efímero. Se que muchos pensaran que, bueno, solo era un perro, no es para tanto. Puede que tengan razón, pero para mi Otto ha sido mucho más que eso y jamas dejará de ocupar un lugar destacado en mi corazón, jamás olvidaré los buenos y malos momentos que pasamos juntos. Juntos como lo que eramos: dos auténticos amigos… para siempre.

Otto en Cabo de Palos

Anuncios

Agirregabiria (via Flickr)

Ayer fue un día intenso, fue un día de presentaciones. Por una parte, se presentó por fin la web Irekia del Gobierno Vasco, la apuesta del actual ejecutivo para propiciar la participación ciudadana a través de Internet. La web la presentó Patxi López, arropado por varios consejeros y ante una nutrida representación de blogueros, o como el propio lehendakari nos calificó, “agentes activos” en la web social, presentó la nueva web en una ceremonia más propia de otros ámbitos más banales. Pero bueno, el marketing es también parte de la política en el siglo XXI.
Esto me lleva a la otra presentación. Por la mañana se presentaba en Gasteiz la campaña “Vitoria en el corazón”, la incursión del grupo popular gasteiztarra en las redes sociales. Javier Maroto nos contaba en que consiste este proyecto, además de ser el primer peldaño para conseguir ser alcalde en 2011. Esta campaña también incide en la participación ciudadana, en este caso a través del blog “Vitoria en el corazón” o mediante sus cuentas de Twitter, Youtube y Facebook, aunque también contempla las fórmulas tradicionales, como el teléfono o el correo.
Aún es pronto para valorar estos nuevos proyectos de participación, pero creo que es importante que tanto las instituciones como los partidos políticos estén presentes en la web social. Lo que me lleva a dos consideraciones importantes:

  • Somos los ciudadanos los que aportamos el valor añadido a estas iniciativas. No podemos desaprovechar la ocasión de participar y de expresar nuestras opiniones o plantear nuestras quejas. No basta con quejarnos y exigir responsabilidades cuando algo nos afecta de cerca o no nos gusta. El ser ciudadano requiere que nos impliquemos también a la hora de plantear soluciones a los problemas cotidianos. Es el momento de demostrarlo.
  • ¿Cómo van a gestionar los políticos nuestras aportaciones? Esta es la otra clave para el éxito en entornos participativos. Está claro que no todas nuestros comentarios o ideas van a traducirse en actuaciones concretas, pero tampoco nos vamos a conformar con meras contestaciones llenas de buenas palabras y que no conducen a nada concreto. Si las aportaciones ciudadanas no son adecuadamente gestionadas, la gente acabará cansándose y dejará de usar este tipo de herramientas.

Habrá que esperar para ver el recorrido que tienen estas iniciativas, pero sin duda suponen un paso adelante en el camino por lograr un gobierno abierto a todos, una meta aún muy lejana.

PPVitoria (via Flickr)

Esta madrugada ha fallecido mi suegro, después de una larga lucha contra la enfermedad que le tenía postrado en una cama de hospital desde la víspera de Nochebuena. Ya había padecido antes varios episodios de neumonía y dificultades respiratorias, herencia indeseada de su vida laboral como rebabador en una fundición de Betoño. El polvo acumulado en sus bronquios durante tantos años de trabajo le ha impedido que afrontase con garantías de éxito el tumor que se había instalado en su estómago. En condiciones normales, se podría haber extirpado, pero con su capacidad pulmonar al 2% la intervención era inviable.
Bueno, todo eso ya quedó atrás y Marcial ya no va a sufrir más. Ha muerto arropado por su familia, sintiéndose querido y espero que con la sensación de haber cumplido con su misión en esta vida. Estos últimos 18 días que ha pasado en Txagorritxu han sido duros. Se han convertido en las peores Navidades de nuestra vida. Pero Marcial pertenecía a una generación a la que nunca le han puesto las cosas fáciles y supo llevar la enfermedad con entereza y dignidad. Se preocupaba más de tranquilizarnos que de expresar su dolor, que sin duda era mayor de lo que él dejaba traslucir.
La vida sigue, esa es la mayor de las verdades. Ya nada podemos hacer por él, más que recordarlo en sus buenos momentos. Sin duda lo echarán de menos sus amigos en el poteo de Zaramaga, siempre con su txapela y una sonrisa, siempre pendiente de su mujer, sus hijos y nietos. Personalmente, lo voy a echar mucho de menos. Desde que entre a formar parte de su familia, la relación fue inmejorable y siempre me ha tratado como uno de los suyos, algo que le agradeceré siempre. Y ahora nos ha dejado un vacío imposible de llenar.
Goian Bego, Marcial. Descansa en paz…

Porque en la era de la globalización quienes tenemos acceso a la Red sólo somos el 24% de la población mundial, porque 5.100 millones de personas no tienen acceso a Internet, porque no somos la sociedad, sino sólo una parte de ella, porque no queremos ser una elite, porque no queremos sentirnos privilegiados, porque no queremos generar más invisibles y excluidos, nosotros, parte de la ciudadanía internauta, demandamos un compromiso firme y decidido para acabar con la brecha social y digital. Pedimos un verdadero pacto de responsabilidad social a los organismos supranacionales –principalmente a la ONU y la UE–, a los gobiernos central, autonómicos y locales, a los partidos políticos, a los medios de comunicación masivos y sociales, a las empresas, a las organizaciones no gubernamentales y a la ciudadanía en su conjunto para que:

• El acceso a la información y el conocimiento, y a las herramientas tecnológicas sea un derecho universal amparado por legislaciones locales, estatales y supranacionales, y apuntalado por la ciudadanía.

• Ese derecho no sea monopolizado por quienes crean, sirven y gestionan los medios, las herramientas y las propias obras, ni una concesión a quienes se les reconoce un privilegio previo pago de los servicios y herramientas de acceso al conocimiento global.

• La Sociedad de la Información y el Conocimiento se construya pensando en beneficios sociales, priorizando cuestiones claves como son la educación, la solidaridad, la pluralidad y la integración. Mal va la Sociedad de la Información y el Conocimiento si sólo pensamos en cómo unos pocos pueden acaparar y gestionar el poder y monetizarlo, si únicamente existen motivaciones económicas, de facturación, de mercado, de ocio y de entretenimiento.

• Acabemos con la exclusión de millones de personas en el mundo real y en la Red de redes. Porque todas ellas corren un alto peligro de absoluta invisibilidad. A quienes sufren exclusión podemos hacerlos visibles en la vida cotidiana y también aquí, en la Red de redes.

• Demos acceso, herramientas y visibilidad a quienes intermedian entre la sociedad acomodada y la necesitada.

• Frenemos la peligrosa endogamia en Internet y la disociación cada vez mayor del ecosistema online respecto al mundo real. Porque percibimos un desligamiento acelerado de los asuntos que no atañen directa o indirectamente a la Red y a sus miembros.

• Los medios de comunicación masivos y tradicionales, y la blogosfera asuman conjuntamente un compromiso de responsabilidad social. Nos confundimos si pensamos en imponer un único pensamiento en lugar de buscar el diálogo que permita poner en común acciones que aseguren el progreso en el Estado del Bienestar, la cohesión y la sostenibilidad.

• Los periodistas recobren la responsabilidad social y ética que se le presupone al periodismo. Difícilmente construiremos una Sociedad de la Información y el Conocimiento con ruido, confusión y desinformación. Pedimos rigor y también más y mejor información social.

• Todos pensemos en clave social. Pensar en clave social es pensar en el acceso universal a Internet y a todas las herramientas tecnológicas, pero también lo es dar visibilidad y espacio a los colectivos y problemas del mundo real, presionar en el mundo físico y en Internet para que paremos el suicidio colectivo del cambio climático, para que todo el mundo tenga acceso universal a la sanidad, a la educación y a la información, para que a nadie le falte comida ni agua, para que todas las personas tengan derecho a una vivienda y a un trabajo dignos, y a una remuneración justa por su trabajo, para que se respeten los derechos laborales, de las mujeres, de los menores, de las personas mayores, de los inmigrantes, de los desplazados y refugiados, de los enfermos, de las minorías, de las comunidades locales, de todas las razas, lenguas y culturas, y de nuestro medio natural. Pensar en clave social y actuar consecuentemente en el mundo físico y en Internet.

• Cerremos brechas económicas, generacionales, culturales, de género, geográficas y tecnológicas.

Actuemos por construir una verdadera red humana. Porque cada persona excluida en el mundo real y en el ecosistema online es un fracaso de todos nosotros.

———————

Muestro mi adhesión al escrito reproducido como han hecho muchos compañeros blogueros:

… y muchos más.

Las redes sociales han llegado para quedarse y cada vez están más presentes en nuestras vidas. También las empresas comienzan a ser conscientes de este fenómeno y se apresuran a encontrar su nicho en la conversación global. Una empresa no puede desdeñar alegremente la ocasión que ofrecen estas nuevas herramientas de la web social. Sería una locura que la imagen digital de una organización se deje en manos de los buscadores y sus complejos algoritmos. Somos nosotros mismos los que tenemos que construir nuestra reputación online y hoy en día contamos con las herramientas y los profesionales necesarios para conseguirlo.
Pero esa proyección de nuestra imagen hacia el exterior debería ser complementada con una eficaz política interna en relación a redes sociales. De vez en cuando leemos noticias acerca de empleados despedidos de sus empresas por sus actividades en redes sociales: por verter opiniones negativas o por compartir imágenes que afectan a la reputación de la organización en Facebook o Twitter. El problema es evidente: nuestra reputación queda dañada doblemente, primero por las críticas recibidas y después por despedir a un trabajador. Esto se podría haber evitado con una política clara sobre TI desde la organización.
Porque es evidente que nuestros empleados, o una parte de ellos, son o van a ser usuarios de redes sociales en los próximos años. Esto supone a la vez un peligro y una oportunidad. El peligro es que transmitan una imagen de nuestra empresa que no encaja con nuestra estrategia. La oportunidad es que nuestros empleados nos ayuden a consolidar nuestra marca. Por eso, algunas empresas ya están definiendo un código de conducta en relación a blogs y redes sociales.
¿Qué ventajas aporta a mi empresa implantar herramientas de la web social a nivel interno?

  1. Crear comunidad entre los miembros de la empresa, bien sea a través de un blog o de una red social propiamente dicha. Simplemente con facilitar una dirección de e-mail a cada uno de nuestros empleados, abrimos una vía de comunicación y de feedback que nos permite maximizar el potencial de nuestro capital humano.
  2. Sistematizar el uso de herramientas colaborativas en nuestra organización, herramientas que nos permiten ahorrar en desplazamientos y en tiempo invertido en reuniones presenciales. Además, muchas de estas herramientas permiten su integración con sistemas ERP previamente implementados.
  3. Integrar nuestra política en TI en nuestros sistemas de gestión (Calidad, Medio Ambiente, Prevención de Riesgos o Innovación). Nuestro blog y/o red social se convierte en una nueva herramienta a explotar en relación a la formación, información, consulta y participación de los trabajadores.

Indudablemente, cada empresa es diferente y sus necesidades no son las mismas, por lo que es muy importante identificar la estrategia correcta, elegir la plataforma adecuada y que se adapte a la estructura social de nuestra compañía.

#bhconf

Foto de @eventosfera

El Palacio de Congresos Europa de Vitoria-Gasteiz se convirtió ayer en el centro de atención de todos los que nos movemos en el entorno de la web social en estas tierras. La razón era la conferencia que impartía Bernardo Hernández, Director de Marketing de Producto de Google, evento organizado por Enpresa Digitala. Es lógico que el evento se convirtiese en multitudinario; ¿a quién no le interesa lo que está se haciendo en Mountain View?
La conferencia en si fue interesante, más por la capacidad de oratoria de Bernardo Hernández que por su contenido en si, un repaso explicativo sobre la revolución digital que estamos viviendo. Creo que todos los que estábamos en la sala somos conscientes de como y porque se están produciendo estos cambios vertiginosos y, me atrevería a decir que somos de los que lo estamos impulsando en la medida de nuestras posibilidades.
Quizá la parte más interesante fue la ronda de preguntas, donde se evidenció la inquietud acerca de la cantidad cada vez más creciente que los usuarios ponemos en manos de una empresa privada como es Google. Todos sentimos la sombra del Gran Hermano planear detrás del logo multicolor de la empresa californiana. También se habló de lo más nuevo: Google Wave, Google OS y el cloud computing o novedades como Google Powermeter. Otras cuestiones planteadas fueron el ingente proceso de digitalización de fondos bibliográficos en la que se ha embarcado Google o la creciente competencia de Bing en el mercado de los buscadores.
Y tras la conferencia, la charla sobre lo divino y lo humano con un vino en la mano, en una sala en la que abundaban los rostros conocidos y otros que nos sonaban por sus iconos de Twitter y que pudimos finalmente desvirtualizar. No voy a enumerar asistentes ya que sería imposible mencionarlos a todos, pero si se podría decir que el 99% de los que formamos la twittosfera vasca estábamos allí. Si que me gustaría felicitar a los organizadores: David Montero ejerció como un magnifico MC, aunque también hay que reconocer el trabajo de gente como Sandra Rodriguez, que hacen posible que todo vaya bien. Es un lujo para nuestra ciudad poder disfrutar con eventos de este tipo y esperamos que se repitan más a menudo.

11112009311

Ayer tuve la ocasión de asistir a la conferencia sobre e-goverment que se tuvo lugar en la nueva sede de Visesa en Gasteiz, en el marco de La Semana 09, jornadas organizadas por Euskalit e Innobasque coincidiendo tanto con la Semana Europea de la Calidad como con la Semana de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Este es un tema fascinante y que ofrece nuevas posibilidades con cada avance tecnológico que logra nuestra sociedad. Estoy convencido de que la relación entre el ciudadano y las distintas administraciones van a cambiar radicalmente en los próximos años.
Así que es fascinante escuchar a las personas que están protagonizando este cambio. Albérto Ortiz de Zarate, @alorza, nos explicó de donde venimos y hacia donde vamos y que cosas se están haciendo para llegar allí. Por su parte, Roberto Cacho, @mploco, nos explicó su propia experiencia en Bizigune, como ha evolucionado y como se está mejorando la notificación a los adjudicatarios de viviendas protegidas en régimen de alquiler, que está evolucionando del correo clásico al envío de SMS.
Finalmente, Nacho Campos, @ncampos, nos habló de las infinitas formas de mejorar la relación ciudadanía-administraciones a través de esa herramienta que ya es prácticamente global y universal, el móvil. No explico lo que ya se estaba haciendo y lo que aún está por venir con tecnologías como la realidad aumentada o el desarrollo de certificados digitales para dispositivos móviles y los intentos de las grandes operadoras por cerrar este mercado.
Precisamente en este tema se centro el debate final y las preguntas de los asistentes. La validez legal de las comunicaciones digitales es un toro que habrá que coger por los cuernos más pronto que tarde. Cuanto antes se pongan unas bases legales relativas a la autenticación digital tanto del ciudadano como de la Administración, antes se podrán abrir nuevos caminos que hoy nos siguen pareciendo escabrosos.

Agur_soitu

Hoy es un día triste para los que llevamos el periodismo en la sangre. Y ya son muchos los días como hoy, quizás demasiados. Hoy desaparece soitu.es, que en los últimos meses se había convertido en una referencia de obligada lectura diaria para muchos como yo. La dependencia de un medio hacia una fuente de financiación es la enfermedad que ha acabado llevando a la tumba al que muchos veíamos como el futuro de la prensa. Cada vez que desaparece un medio de comunicación, todos perdemos una pequeña parte de nuestra libertad, pero no se porque, esta vez la desazón es mayor. Gracias a vosotros…

tdt

Esta mañana me ha tocado TDTdizar a mis padres. Que forma más absurda de volver locos a unos apacibles jubilados de 70 y tantos. Y total, para poder ver el culebrón de la tarde, el Telediario y algún que otro partido de fútbol. La TV que mis padres tenían en el salón era un autentico clásico. Era de finales de los 80, sin euroconector y para colmo, no tenía mando a distancia. Bueno, este inconveniente lo subsanaban con el mando del video VHS, que es para lo único que han usado dicho reproductor, además de un par de pases del video de la boda de mi hermana. La cuestión es que dicha pieza de museo funcionaba de maravilla y era ya como de la familia. En ella vimos El equipo A o El coche fantástico. Sobrevivió a Dallas, Dinastía y Falcon crest. Vio a Pedro Delgado subir las cuestas del Tourmalet y a la selección española ganado la Eurocopa en Viena. Fue testigo de la caída del muro de Berlín, de como se desmoronaba la URSS, de como Sadam invadía Kuwait, de como las trazadoras iluminaban la noche de Bagdad, de como se desmoronaban las TwinTowers y de como los tanques de la 101st Airborne Division cruzaban el puente sobre el Tigris.
Muerte a lo analógico. Viva lo digital. Más canales para disfrutar, más vanalidades para digerir. Menos cultura y más basura, pero eso sí, digital. Este mundo digital es totalmente ajeno a personas de edad avanzada. Es un medio hostil para miles de personas que ni siquiera saben leer un SMS y mucho menos usar un ordenador. Mi padre se ha tenido que gastar 600 euros en una TV que, en realidad ni quería ni necesitaba, con un menú que no entiende y con posibilidades de conexión que jamás aprovechará. Una víctima del consumismo digital. Menos mal que a mi madre le ha parecido bien. Le da un toque moderno al salón… ha sido su sentencia.

Archivos

Categorías

En Twitter…

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.